Cómo evitar que una preocupación se convierta en obsesión

Hay ocasiones en que determinadas ideas producen daños en nuestro día a día. No podemos dejar de pensar en ciertas cosas. Les concedemos valor y presencia en la mente de manera tormentosa sin poder evitarlo, sin poder eludir ese flujo de pensamientos.

Cuando nos enfrentamos a una situación adversa es obligación nuestra afrontarla y transformarla. Si no es posible, el siguiente paso es aceptarla. Algo tan lógico y evidente solo se puede lograr mediante un enfoque tranquilo, realista y centrado.

Veamos cómo evitar que una preocupación se convierta en una obsesión.

1. Comprende cómo funciona el mecanismo de la preocupación:

La preocupación cumple un objetivo: elevar nuestra activación para que podamos actuar ante las amenazas que nos rodean.

2. Acepta el pensamiento obsesivo, pero no le sigas el juego:

Los pensamientos son automáticos y no es fácil tener control sobre ellos.

3. No te juzgues, sé compasivo contigo mismo:

Si deseamos evitar que una preocupación se convierta en una obsesión seamos amables y compasivos con

nosotros mismos.

4. Haz cambios en tu rutina y que vayan en contra de tu obsesión:

Si te preocupa lo que pueda traerte el futuro, céntrate en iniciar cosas nuevas en el presente.

Si necesitas apoyo, comunícate a Maayán Hajaim al 55 5292 5131, donde estamos para escucharte y llegar a una solución juntos.

Read Previous

Macabi en la perspectiva de una guatemalteca

Read Next

YavneMUN 2022