Continúa la historia…

Biblioteca Moisés y Basi Mischne

Antes que nada, muchas gracias por colaborar en las actividades de la Biblioteca Moisés y Basi Mischne.

Como pudiste observar, en el Área de comida rápida, colocamos una mampara donde estaba nuestra actividad, todo se trataba de continuar con la historia que ya estaba escrita, solo estaba el comienzo de la historia y cada persona tenía que seguir la historia.

Este fue el resultado de la historia:

Cada mañana aparecía un nuevo libro abierto en la biblioteca, con todas sus hojas completamente en blanco, el asesino de libros por la noche vaciaba los libros con una aspiradora de letras. Entonces llegó el superhéroe llamado SúperLetras y empezó a completar las letras y venció al asesino de letras. Después el SúperLetras se dio cuenta que el asesino de libros ya había robado la mayoría de los libros de la ciudad, de varias bibliotecas y de muchas escuelas, ya casi no había libros y los que estaban se encontraban vacíos… sin letras. La policía pudo capturar al asesino y lo metieron a la cárcel, pero no sabían dónde buscar los libros que había robado. Una noche el asesino rompió las rejas de la cárcel y se escapó, la policía lo buscó por mucho tiempo, lo encontraron vaciando todos los libros, las letras las tenía en una burbuja con la que haría una pócima de conocimientos porque él quería tener todo el saber de los libros. Y colorín colorado, este cuento ya ha acabado… pero ahí no acaba el robo, él llamó a sus amigos para que lo ayudarán a que no lo volvieran a meter a la cárcel, pero ellos estaban enojados y no estaban de acuerdo con lo que estaba haciendo, entonces ellos llamaron al SúperLetras pero él les dijo que iría después de ir a comprar algo al Chilam Balam. Cuando SúperLetras llegó con el asesino de libros, le dijo porque estaba haciendo esto, él le contestó que porque odiaba leer y no quería más que hacer una pócima para que fuera más fácil tener los conocimiento que necesitaba. Pero luego llegó Jacobo Espinosa con su hermana Miriam Espinosa comiendo queso asado, llegaron para ayudar a SúperLetras para detener al asesino de libros y devolver los libros a toda la ciudad. Fin.

Este es el resultado de los que colaboraron para continuar la historia escrita, quizá pudo tener otro final, pero lo bueno es que el desenlace fue feliz.

Este tipo de ejercicios no solo ayuda a promover la imaginación, sino que ayuda a sacar el escritor que llevas dentro, a los niños les funciona a trabajar el desarrollo emocional y la lectoescritura.

Visita la Biblioteca Moisés y Basi Mischne del Deportivo, no vaya a pasar de que un día llegue el asesino de libros y te quedes sin la oportunidad de leer y aprender más.

Read Previous

Bolsa de Trabajo

Read Next

Exposición: Acuarelas y más