El 66 por ciento de la población tiene al menos una dosis

El camino hacia la inmunidad global frente al coronavirus continúa: más de 5,160 millones de personas -por encima del 66 por ciento de la población mundial- ya están vacunadas con al menos una dosis. El cómputo mundial de dosis administradas supera ya los 11,680 millones de inyecciones y la media diaria ronda los siete millones, según los datos recogidos por Our World in Data sobre la vacunación en el mundo. La campaña avanza en alrededor de 200 territorios y países de todo el planeta.

El mundo alcanzó el primer millón de personas vacunadas con al menos una dosis a finales de diciembre de 2020 y pocos días después la cifra ya superaba los veinte millones. Una de cada cien personas ya había recibido al menos un pinchazo en febrero de 2021, y esta cifra se elevó a una de cada diez en abril. A finales de octubre de ese mismo año, la mitad de la población mundial ya contaba con al menos una dosis, pero existe una gran diferencia entre continentes.

El objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es llegar al 70 por ciento de la población mundial con primera dosis a mediados de este año 2022, después de que la meta del 40 por ciento que se había planteado para el 2021 no se cumpliera. Por el momento, gran parte de África no alcanzaría ese umbral, pero tampoco países de Europa, Latinoamérica y Oceanía, según cálculos realizados por DatosRTVE a partir de las estadísticas recopiladas por Our World In Data.

Por otra parte, en muchos países se ha iniciado una nueva ronda de vacunación para administrar dosis de refuerzo a personas vulnerables, consideradas de riesgo y mayores. Ya se han administrado más de 1,900 millones de estas dosis adicionales, que suponen buena parte de las inyecciones que se ponen de media al día.

La vacunación avanzó con gran rapidez en la Unión Europea, donde más del 75 por ciento de la población ya cuenta con al menos una dosis, aunque ha sido superada por Latinoamérica, con casi el 85 por ciento de la población con una dosis. Mientras, en el conjunto de Europa, la población inmunizada supone el 68 por ciento.

Asia sobrepasa el 75 por ciento con una dosis y América del Norte el 72 por ciento. En Oceanía, el 67 por ciento de la población cuenta ya con al menos una dosis, pero en África apenas se ha podido vacunar al 22 por ciento de la población (según las cifras de los países que aportan datos).

La geografía y la renta dividen el mundo, de modo que el porcentaje mínimo de vacunación entre los países de renta alta -donde se ubican casi todos los europeos- supera al máximo que registran los países de renta baja -casi todos ellos, en el continente africano-. A comienzos de febrero, solo una docena dentro del grupo de renta media-baja han conseguido vacunar a más de la mitad de su población.

Un año de campaña de vacunación después, en muchos países la proporción de población vacunada es aún demasiado cercana a cero.

Han sido numerosas las ocasiones en las que el director general de la OMS, Tedros Adhanom, ha mostrado su sorpresa por lo poco que se ha hecho para reducir este desequilibrio. “La brecha entre el número de vacunas administradas en los países ricos y a través del mecanismo COVAX crece cada día”, lamentaba.

El primer envío de donaciones a España a través del mecanismo COVAX el 26 de julio de 2021, se trataba de un cargamento inicial de más de 750,000 dosis que se repartieron entre Paraguay, Guatemala, Ecuador, Perú y Nicaragua, atendiendo a las necesidades epidemiológicas de cada país. El envío formaba parte del compromiso de donación de 7,5 millones de vacunas a países de América Latina y el Caribe comprometidas por el presidente del Gobierno en la Cumbre Iberoamericana de Andorra.

¿Cómo se vacuna en cada país?

Desde el principio, Israel se desmarcó del resto de países, tanto en dosis por cada cien habitantes como en población con la pauta de vacunación completa, algo a lo que han contribuido sus características particulares de población y geografía. En el siguiente gráfico se puede ver cómo evoluciona el ritmo de vacunación en cada país.

Los expertos lo repiten: para terminar con esta pandemia es necesario que la inmunidad frente al virus se extienda ampliamente por todo el mundo. ¿Y cómo conseguirlo? La herramienta en la que la humanidad ha confiado en el pasado para enfrentarse a las enfermedades infecciosas ha sido la vacuna. El desafío ahora es que las distintas inyecciones que se han conseguido desarrollar en menos de un año se administren de manera global.

¿Qué se sabe de la efectividad de las vacunas?

Con la experiencia tras un año de vacunación, los expertos han calculado la efectividad de las vacunas, esto es, su desempeño en el mundo real. Los primeros análisis disponibles apuntan a una efectividad de las vacunas contra la infección causada por la variante Ómicron que decrece a medida que pasan los días desde la segunda dosis. A pesar de esto, las inyecciones siguen evitando entre cuatro y seis casos de enfermedad graves de cada diez y hasta un 80 por ciento de hospitalizaciones.

La información de esta noticia se elabora a partir de los datos de las fuentes oficiales de cada país recopilados por la publicación del Institute for New Economic Thinking de la Universidad de Oxford, Our World in Data.

Para determinar si un país alcanzará el objetivo fijado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que actualmente aspira a que el 70 por ciento de la población mundial esté vacunada a mediados de 2022, calculamos la proyección lineal de la media diaria de personas que reciben la segunda dosis, respecto a los últimos catorce días. Partiendo de la última fecha de actualización para cada país, comprobamos si esa cantidad es suficiente para lograr el porcentaje determinado por la OMS antes del 1 de julio de 2022.

Read Previous

Líbano: Elecciones parlamentarias en puerta

Read Next

Retos de la Educación en México en el 2022