El consumo de arándanos reduce el riesgo de demencia

El doctor Robert Krikorian, profesor emérito y director de la división de psicología del Departamento de Psiquiatría y Neurociencia del Comportamiento de la Facultad de Medicina de la UC, y su equipo llevan varios años investigando los beneficios de las bayas para las personas con mayor riesgo de padecer Alzheimer y demencia. Aunque no son del todo diferentes de otras bayas y plantas como la lombarda, explica que los arándanos tienen un nivel particularmente alto de micronutrientes y antioxidantes llamados antocianinas, que contribuyen a darles ese color y también ayudan a defender las plantas contra el exceso de exposición a la radiación, los agentes infecciosos y otras amenazas.

Estas mismas propiedades que ayudan a los arándanos a sobrevivir también aportan beneficios a los seres humanos, asegura Krikorian, como la reducción de la inflamación, la mejora de la función metabólica y el aumento de la producción de energía en las células.

“Habíamos observado beneficios cognitivos con los arándanos en estudios anteriores con adultos mayores y pensamos que podrían ser eficaces en individuos más jóvenes con resistencia a la insulina. La enfermedad de Alzheimer, como todas las enfermedades crónicas del envejecimiento, se desarrolla a lo largo de un periodo de muchos años que comienza en la mediana edad”, ha explicado Krikorian.

Los investigadores reclutaron a 33 pacientes con edades comprendidas entre los 50 y los 65 años que tiene un mayor riesgo de padecer demencia tardía y otras afecciones comunes. La mitad de los participantes recibieron polvos que contenían el equivalente a media taza de arándanos enteros, mientras que la otra mitad recibió un placebo durante doce semanas.

El grupo tratado con arándanos mostró una mejora en las tareas cognitivas que dependen del control ejecutivas. También presentaron niveles de insulina en ayunas más bajos, lo que significa que los participantes mejoraron su función metabólica y fueron capaces de quemar más fácilmente las grasas para obtener energía, entre otros hallazgos beneficiosos.

Read Previous

Retos de la Educación en México en el 2022

Read Next

Virtualidad permeará más la educación en el futuro