Los niños dentro del Karate Do

La pureza del alumno

//Pablo Carrillo - Sensei de Karate Do CDI

Hoy no vamos a hablar de lo los muchos beneficios que aporta el deporte al desarrollo de los niños, o en este caso del karate do; hoy quiero hablar de mi experiencia dando clases a pequeñitos desde los 5 o 6 años ahora, dar clases a niños así tan pequeños es toda una experiencia, en la que hay de todo, desde niños que quieren ser como el tipo de la película que se pelea con veinte maleantes, hasta el niño que no sabe porqué está allí, y asiste porque a la clases de karate do es una buena forma de disciplina.

En todo este tiempo que he tenido la oportunidad de trabajar en el Deportivo, he tenido muchas anécdotas que contar de los niños con lo que he trabajado; por ejemplo, una vez estoy tratando de ponerme estricto con pequeño de 5 años y usando mi tono de “aquí no se viene a jugar”, la reacción del niño en vez de ponerse quieto o asustarse, fue correr hacia mí y abrazarme… o el niño que durante un calentamiento lo pisaron accidentalmente y ya no quiso seguir con los ejercicios, de tal manera que se fue a sentar a una banca para hacer nada más ese día, y en ese momento pensé que con eso terminaría su carrera dentro del karate do, pues todos los días se fue a sentar a la misma banca durante el calentamiento, hasta que un día hizo todo el calentamiento completo y finalmente logró su cinta negra… También me ha tocado ver la transformación de niños en jóvenes y luego en adultos responsables con familia, y que luego me llevan a sus hijos para ellos también practiquen… Me han regalado muchas cosas, como pequeños me han hecho dibujos con sus manos, muchos de los cuales aún conservo… o de niños que, durante su participación dentro del karate do fue muy tormentosa, en el sentido de que muy seguido había que hablar con los papás por quejas de los niños o quejas del maestro, y luego de muchos años esos mismos niños me envían saludos desde donde estén.

Solo quiero recordar que, por ejemplo, la cinta blanca dentro del karate do significa la pureza (como son los niños), y de esa forma, como si fueran niños sin importar cuántas veces te caigas, al estar aprendiendo a caminar, las mismas son las que te levantas, sin importar los raspones que te des, así hasta que domines la situación.

¡Feliz día del Niño!

Read Previous

Libros para festejar el Día del Niño

Read Next

El Colegio Atid celebra Pésaj a lo grande